Recursos Educativos para que Aprender sea Divertido

El gran enemigo del homeschooling

Enemigo del homeschooling
Enemigo del homeschooling

Hoy quería contarte cuál es el gran enemigo del homeschooling. Cada familia que educa en casa es un mundo, eso no me voy a cansar de repetirlo nunca, pero hay algo que no podemos implementar, hagamos el tipo de homeschooling que hagamos, ya que haría que nuestro aprendizaje en familia sea toda una tortura.

Si estás pensando en educar en casa, si ya lo haces o simplemente te llama la atención saber sobre este tema seguí leyendo porque te voy a contar qué es lo que convertirá a tu homeschooling en toda una pesadilla.

¿Cual es? Ni más ni menos que la rigidez.

La rigidez es uno de los grandes enemigos del homeschooling y te lo digo después de haber experimentado lo que puede pasarte si la practicas.

Enemigo del homeschooling

¿Qué entendemos por rigidez?

Rigidez no significa orden o guía, si no la imposibilidad de dejar que las cosas fluyan y que cuando trazamos un plan pretender que todo se desarrolle tal cual nosotros teníamos en mente.

Como ya habrás podido aprender en tu crianza esto con niños es algo que pasa a menudo, y a la hora de educar en casa no podía ser de otra forma. Por lo tanto, ser flexibles y dejar a un lado la rigidez es una habilidad que nos librará de más de un dolor de cabeza.

Muchas veces como madres empezamos a trazar planes u organizamos cosas que pretendemos se cumplan al dedillo y obviamente la vida al final termina arroyándonos y enseñándonos que a veces no todo sale como pensamos. 

Para hacer homeschooling tenemos que dejar la rigidez, abrirnos a la posibilidad de que tengamos que cambiar algunos aspectos de lo que teníamos pensado, a veces hasta cambiar de rumbo. 

Sin embargo, llevar un plan o organizarnos puede ayudarnos mucho a ahorrar tiempo. por ello debemos organizarnos debemos trazar planes pero con la mente abierta. De otra forma viviremos frustradas y esto solo supondrá que la relación con nuestros hijos se resienta.

Mi experiencia con el gran enemigo

Siempre me gusta contar un poco mi experiencia, para que veas que no somos perfectas, o por lo menos yo no lo soy.

Al principio de mi primer ciclo lectivo siendo homeschoolers hice un montón de planes. Por supuesto, me pasé días pensando y escribiendo qué haríamos, qué temas veríamos, cómo y cuándo. 

También le asigné unas 8 asignaturas a cada uno, porque decidí dividir ciencias sociales y naturales en más asignaturas, para cada una creé una lista de objetivos muy específicos para cada uno de mis hijos. Vamos, que me vine arriba y diagrame todo perfectamente.

Cuando terminé de hacer todo me sentí muy satisfecha conmigo misma. era todo perfecto, nuestro primer año estaba perfectamente planeado e iba a ser de ensueño… o eso pensaba yo.

¿Saben que hicimos de todo eso? Poco y nada. ¿Eso significa que mis hijos no aprendieron? Para nada, han aprendido muchísimo y puedo ver su evolución pero no cómo yo lo había planeado.

Cuando hice todo el plan no me dí cuenta de lo rígido que era. Y para colmo nosotros estábamos por emprender un cambio de vida donde todo cambia constantemente.

¿Era malo el plan? No, pero no estaba adaptado a la realidad a la que íbamos a vivir. 

Hoy ya lo sé, también aprendí en este tiempo cómo fluimos nosotros, nuestra rutina, algo que no tuve en cuenta cuando creé mi plan. 

¿Pero saben que hice para poder sobrevivir y que nuestro homeschooling fuera perfecto? En el momento que vi que no funcionaba pivote, cambie de rumbo, el mio fue muy radical, pero a lo que voy es que aprendí a dejarnos fluir, a escucharnos y aunque seguimos algunas cosas del plan inicial encontramos nuestro rumbo en el camino.

Enemigo del homeschooling

¿Por qué es importante no ser rígidos?

Una de las grandes pluses que muchas veces buscamos en el homeschooling es la libertad de aprendizaje que le proporciona a nuestros hijos y la rigidez mata esa libertad.

Por ello es importante que tengas en mente que está bien organizarse pero sin rigidez. No solo me refiero a contenidos si no también a veces a horarios o a actividades concretas. 

Mi recomendación si todavía no estás haciendo homeschooling es que el primer año lo dejes muy abierto y que aproveches para escuchar a tus hijos, escucharte y ver cómo funciona tu familia.

Tomarse este tiempo a veces es esencial para poder aprender dejándote fluir, sin un corset y dejando que la flexibilidad sea tu nueva mejor amiga.

Y recuerda que todo es susceptible de ser movido. Todo es susceptible de cambiar y vos debes estar preparada para dejarlo fluir y verás cómo todo parece encajar y surge de una manera más fácil.

Si queres saber cual es el ingrediente secreto para tu homeschooling te dejo el enlace a un artículo que escribí en La Academia de Mamá donde te cuento mi ingrediente secreto para hacer que educar en casa sea mucho más fácil.

Pinterest Mum's Shelter

Suscríbete a nuestro boletín

¡Se el primero en enterarte de las novedades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Autor
Eleonora Gaydou
Unite a Mum`s Shelter

¿Querés conseguir recursos educativos?

galeria